Avisar de contenido inadecuado

LA TRINIDAD NO TIENE SENTIDO

{
}

Un pastor que durante muchos años enérgicamente promovió la visión ortodoxa de Dios como Tres ahora ve las cosas en una completa nueva luz. Algunos de sus colegas cercanos no comparten su cambio de opinión ( otros se intrigan con sus nuevas perspicacias). Contestó a un pastor del mismo tipo así:
Ahora doy algunas respuestas iniciales a su último correo electrónico y sus 2 apuntes. Para hacerle justicia intentaré tener cuidado y ser cuidadoso. Tratamos después de todo con la Verdad de Dios como la ha revelado a nosotros, y todos nos creemos responsables de lo que enseñamos (Santiago 3:1). Vamos a tomar su aseveración de "autoridad" que el Ser en el Éxodo 3 quien habló a Moisés desde la zarza ardiente era Jesús en un estado preexistente, prehumano. Su consultor une este episodio con el Ser que habló desde el Sinaí. Habla “del ángel del Pacto” y “el ángel del Señor” y “el capitán del anfitrión del Señor” en esta conexión, también, y asume que este debe ser Jesús, el Hijo de Dios en su condición preexistente, porque “ningún hombre ha visto a Dios jamás,” y este no podía ser por lo tanto el Padre.
Le expuse que este es un caso de pura especulación de parte de su "autoridad". En efecto le propondría a usted que su "autoridad" suscribe una visión que está en desacuerdo con su Biblia. Sé que parece a nuestras mentes occidentales que desde el arbusto quien dice, “Yo soy lo que soy” es Jehova mismo. Sin embargo, Esteban en Hechos 7:30 identifica al altavoz como “un ángel.” Y en el verso 35 Esteban otra vez habla “del ángel que apareció a él [Moisés] en el arbusto. ” Así tenemos la interpretación inspirada de estos pasos AT de uno que estuvo lleno del Espíritu Santo y de sabiduría y fe. Su entendimiento era que el Ser que habló a Moisés no era Jehova mismo, ni el Hijo de Dios con una existencia antes de su nacimiento. Lo mismo es verdad de la experiencia de Moisés en Monte Sinaí. Esteban dice que era “el ángel que le hablaba en el Monte Sinaí” (v. 38).
Aún otra vez, cuando leemos la cuenta del Antiguo testamento la impresión dada es completamente que el Propio Dios era el orador. En Hebreos se confirma la presencia de una agencia divina cuando declara categóricamente que Israel recibió la Ley a través de "ángeles" (Heb. 2:2). Éstos son casos clásicos del principio de "la agencia" judía. Cuando Dios encarga y envía a un subordinado para hablar y representarlo, al subordinado se lo trata como si fuera de hecho el propio Dios. Oponerse al “enviado,” el comisionado de Dios, era oponerse realmente al propio Dios.
Leía Hechos 12 el otro día — el pasasaje donde Pedro está en la prisión. De repente la cárcel se llena de la luz, y en el verso 7 “un ángel del Señor de repente apareció. ” El ángel habla a Pedro, quita sus cadenas y le lleva a la libertad. ¿Ahora bien, cuando Pedro cuenta los detalles de su fuga milagrosa a los santos incrédulos en el verso 17, quién dice que le sacó? “Describió a ellos cómo el Señor le había sacado de la prisión.” ¿Quién le condujo? ¿Un ángel o el Señor? ¡A este punto, si va a ser consecuente con su correspondencia anterior tal como en Hechos 9, tendrá que decir que “el Señor” aquí quiere decir Jehova y que Pedro identificó a un mero ángel como Jehová! Pero sabe la respuesta. Un ángel le condujo, pero fue encargado por el Señor, y así el trabajo realmente se atribuyó al señor mismo. ¡Agencia bíblica! Cuando vamos a rendirnos a las Escrituras y reconocer este simple hecho de la figura de la agencia. No hay ninguna razón para nosotros permanecer ciegos.
Otro asunto. Su "autoridad" cita 4 versos del Antiguo testamento para demostrar que “ declaraciones bíblicas directas” nos dicen de la Deidad de Cristo: Miqueas 5:2; Isaías 9:6; Juan 1:1-3 y Hebreos 7:3. ¿Es correcta su aseveración? Vamos a mirar el primero en Micaías 5:2. Es correcto decir que este fue tomado por los judíos como una profecía notable del nacimiento próximo de su Mesías. Pero su aseveración que este proporciona pruebas para un Jesús eternamente consciente y preexistente porque dice “su salidas han sido de hace mucho, a partir de los días de la eternidad” es la más inoportuna. La frase hebrea es y’may olam. Ocurre más tarde en Miqueas 7:14 y el mismo profeta no quiere decir aquí “a partir de los días de eternidad. ” Deuteronomio 32:7, Amós 9:11, Isaías 45:21, 63:9, 11 muestran que la frase simplemente significa “desde la antigüedad remota. ”
Tome la expresión como la encontrada en el Deuteronomio 32:7: “Recuerda los días antiguos, considera los años de todas las generaciones, pide que tu padre te informe, tus mayores te dirán.” Esto claramente no significa “recuerden los días de eternidad,” porque ello se refiere hasta días que pueden ser recordados por los mayores y los padres. Y este es el sentido en los otros versos que he citado. En otras palabras, que Miqueas 5:2 lo que significa que la promesa del Mesías se podría remontar “al pasado distante,” o a la “antigüedad remota. ” La traducción KJV “los días de la eternidad” engañosamente sugiere la preexistencia personal eterna del Mesías, cuando todo lo que el profeta dijo era que la promesa de la aparición del Mesías en Belén es a partir de “los días antiguos. ”
No tengo que ir otra vez a Isaías 9:6 habiendo tratado ya con esto en la correspondencia anterior. Lo mismo para Hebreos 7:3 y para Melquisedec. Diré sólo esto del prólogo de Juan, que la traducción correcta toma un camino diferente concediendo el pensamiento hebreo a Juan, más bien que imponerle una mentalidad occidental. No hay por qué no traducir algo como esto:“ Al principio era la palabra ( "p" minúscula) y la palabra era con Dios y la palabra era Dios. Todas las cosas se hicieron a través de ello... ” Como he indicado, siete traducciones inglesas del griego antes de que la KJV vertiera las palabras como “por él” y no “por causa de él. ” Poniendo una mayúscula sobre "palabra" la KJV ( "Verbo" en la Reina - Valera) revela la tendencia del traductor a favor de la Trinidad, más bien que una traducción fiel de lo que Juan escribió. Juan no tenía base para creer que el Hijo estaba vivo antes de su engendramiento en la matriz de María (Mateo 1:20; Luca 1:35).
Hemos tratado ya con la pregunta de si Cristo personalmente desempeñó un papel en la creación del cielo y la tierra. En particular hemos visto que Colosenses 1:16-17 no dice “Por su mano todas las cosas se crearon. ” Mas bien, lee, “En él...” que permite un sentido completamente diferente, a saber, que todas las cosas se crearon con miras a él, para él, con él en mente. Los cristianos también eran “en Cristo” antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4). Pablo en este pasaje de Colosenses se concentra de todos modos en la nueva creación y la autoridad de Jesús sobre esa creación. Me gusta la diferenciación de su "autoridad" entre protoktistos y prototokos. El primero significa el “primero creado” que no aparece en el NT y la segunda palabra significa "el primogénito". Esto es verdad. Sin embargo dan el sentido de prototokos en el contexto y del origen en el Salmo 89 que su "autoridad" no trata. Simplemente lee en ello su propia tendencia Trinitaria preconcebida otra vez. Déjeme mostrarle.
El salmo 89:27 dice acerca de Cristo, “También le haré mi primogénito, el más grande de los reyes de la tierra.” Este es el entendimiento hebreo de " primogénito", y el contexto deja claro que se refiere al estado, a la posición, que ha de alcanzar. El primogénito es “el más grande de los reyes de la tierra. ” Y el contexto de Colosenses es fiel a este entendimiento. El primogénito es para quien todas las cosas se crearon (v. 16). “Y él es antes de todas las cosas... ” Esta palabra griega pro no necesariamente significa "antes" en el sentido del tiempo, pero también "antes" como el "susodicho" o “superior” . Y sugeriría que es este segundo entendimiento que es verdadero para el sentido del AT y el contexto total de Pablo aquí, ya que continúa explocando su sentido en el verso 18. Aquí dice que Jesús es “la cabeza del cuerpo, la iglesia. ” Habla en todo sobre la superioridad ordinal y de posición, no de preexistencia literal en el tiempo. El verso 18 confirma esta interpretación otra vez: “Y es el primogénito de los muertos, de modo que él mismo pudiera llegar a tener el primer lugar en todo. ” Aquí está otra vez. ¡Primer lugar! Número de orden, honor, posición, superioridad, o "preeminencia" según KJV. Esta idea que prototokos significa la antiguedad en el tiempo y por lo tanto está relacionado con la preexistencia de Cristo (además de su existencia sólo en el Plan Divino) es injustificada y no se lee en el pasaje, nada de ello.
Note, también, la razón de la preeminencia de Jesús. Es debido a su resurrección, "de modo que" pueda venir a tener el primer lugar. Sería sin sentido decir esto, si de hecho el primer lugar es debido a que Jesús siempre ha sido la "Deidad". Abordaré un área mas que su "autoridad" levanta como prueba de la preexistencia consciente de Jesús — Juan 8:58. Para comenzar, es importante notar que Jesús no usó la frase que revela el nombre de Dios a Moisés del Éxodo 3. En la zarza ardiente Dios declaró Su nombre como “Yo soy quién soy,” “Soy el Auto-existente. ” La frase griega en los LXX lee el "ego eimi ho hown", que no es el título para Jesús. Este "ego eimi" de la frase simple en todas partes se traduce “Soy él. ” Lo que Jesús acababa de reclamar aquí era que el día del Mesías fue una realidad a Abraham a través de los ojos de fe. Pero el Mesías "existió" como el sujeto supremo del plan de Dios mucho antes del nacimiento de Abraham.“ Antes que Abraham fuese, yo soy” es una declaración profunda sobre el plan original de Dios para el mundo centrado en Jesús, que Juan también puede describirse como “crucificado antes de la fundación del mundo” (Revelaciones 13:8). Si Jesús “ fue crucificado antes de Abraham” se puede decir que él mismo ha "existido" en los consejos eternos de Dios, ya que se lo designó como el Salvador del mundo antes del nacimiento de Abraham.
Jesús no ha arruinado el principio cardinal del Judaísmo introduciéndose como “co-igual con Dios. ” Jesús fue leal a su herencia judía y su monoteísmo estricto cuando declaró que el Padre “es el único quien es realmente Dios” (Juan 17:3). Las palabras no podían ser más decisivas. De hecho, la mayoría de las traducciones desde el KJV reconoce esto como el sentido simple de lo que Jesús dijo y quiso decir con el suministro en la cursiva la palabra "él". “Soy él.” Este es el sentido correcto, como en el siguiente capítulo cuando preguntan al ciego que solía sentarse y pedir. Dice el ego eimi, y significa, “Soy él” o “Soy del cual se habló. ” Nadie se atrevería a sugerir que también afirmaba ser el “Yo soy el que soy” del Éxodo. Este es un entendimiento muy forzado que su "autoridad" nos haría adoptar. Para confirmar esto como el sentido verdadero, eche un vistazo a Juan 4. La mujer en el verso 25 dice a Jesús, “Sé que el Mesías viene (él que llaman el Cristo); cuando venga, nos declarará todas las cosas. ” En el verso 26, “Jesús dijo a ella, ‘Quiénes habla contigo ese es [entonces hasta las provisiones de la KJV en la cursiva tiene sentido obvio] él’” (¡es decir, el Mesías, no Dios! ) . Realmente, esto es elemental a cualquier "autoridad", y enseñar lo contrario parece completamente reprensible.
He escrito bastante por el momento. Presento el susodicho, como se dice, para "placer". Suyo a través de la fe en El que fue prometido desde la antigüedad remota para ser nuestro Salvador y el Señor de toda la creación, nuestro Señor Mesías Jesucristo.

{
}
{
}

Deja tu comentario LA TRINIDAD NO TIENE SENTIDO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre