Avisar de contenido inadecuado

CONTEXTO HEBREO SI, JUDAIZAR NO

{
}

Algunos suponen que hoy en día, hay una virtud especial que se atribuye a ser judío en su acercamiento a la fe cristiana. Existe peligro aquí. Hay un judaísmo bíblico que el Nuevo Testamento exige de todos los creyentes. Ese judaísmo significa reconocer que Jesús es el Mesías, una palabra judía del Antiguo Testamento para el rey de Israel prometido en base a los pactos hechos con Abraham y David. La preocupación bíblica sobre las raíces judías, significa también reconocer que la Biblia hebrea, el Antiguo Testamento, contiene la base de la fe del Nuevo Testamento. Pablo dijo que el Evangelio había sido predicado a Abraham (Gálatas 3:8). El encontró el Evangelio de Dios en los escritos de los profetas de Israel (Romanos 1:1 y 2). Pablo sabía que Jesús había venido a reafirmar las promesas hechas a los padres del Antiguo Testamento (Romanos 15:8): "Jesucristo vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios [esto es, el Evangelio] para confirmar las promesas hechas a los padres. "Todas estas preocupaciones justifican plenamente un trasfondo "judío" para el Nuevo Testamento. Los cristianos deben estar siguiendo a Jesús el Judío.

 

Sin embargo, una advertencia está llamando la atención. Es muy fácil dejarse llevar por el concepto de "raíces judías" y perder de vista el hecho de que Pablo, como agente de Jesús, enseñó una libertad de la Ley de Moisés. El cristianismo no es sólo una "repetición" del judaísmo. Pablo, por ejemplo, considera que la circuncisión en la carne no tiene valor para el cristiano.  En Romanos 14: del 14 al 20, Pablo afirma categóricamente que "no hay nada impuro en sí mismo", y que "todas las cosas a la verdad son limpias". Él usa aquí las palabras exactas que se encuentran en los pasajes del Antiguo Testamento, que exigen una cuidadosa distinción entre alimentos "limpios" e "impuros".

 

En Marcos 7:19, Jesús señala que revisó el Código que prohibía ciertos alimentos bajo la ley.  Jesús enseñó en Mateo 19:8 que Moisés había permitido el divorcio en ciertos casos para Israel que no eran ideales ni eran absolutos de Dios, sino que Él lo había permitido a causa de la dureza del corazón. Entonces, Jesús fue a revisar la Ley de Moisés en este asunto del divorcio. Hizo un llamamiento a un nivel más temprano y más absoluto para el matrimonio - una norma que Dios había instituido en el Génesis al principio (Mateo 19:8 y 9). Jesús permitió sólo una excepción en el derecho al divorcio y las segundas nupcias: fornicación, es decir, la rotura del vínculo matrimonial.

 

Por lo tanto, el cristianismo no es sólo una continuación del judaísmo con el Mesías como su líder. El Evangelio tiene sus raíces en el Antiguo Testamento, ciertamente. Pero la práctica de la fe se revisa bajo los términos del nuevo pacto. La circuncisión en la carne se cae. Los diez mandamientos y así el pacto hecho con Moisés e Israel, son en realidad (y este punto es raramente tocado por los cristianos de hoy) comparados con la esclavitud y con la descendencia de Agar. Agar era la esclava. Sarah es el modelo de libertad y sus hijos son los verdaderos cristianos no producto del Pacto del Sinaí sino que nacen del espíritu de la Promesa. Una lectura cuidadosa de Gálatas 4:21 al 31, es esencial para una buena comprensión de esta novedad del Nuevo Pacto. Es una revelación dramática y reveladora de lo que significa ser libre en Cristo.

 

Tenga en cuenta ahora los efectos prácticos de esta enseñanza. Dios habló a los cristianos del Nuevo Testamento en una variedad de idiomas en Pentecostés. No hay absolutamente ningún valor religioso en el uso de sólo un nombre hebreo de Jesús (Jeshúa). Si usted está entre los hablantes de hebreo, Jeshua es perfectamente razonable, pero en el nombre hebreo no hay "magia", calidad o santidad. Los apóstoles inspirados, escribieron en griego, y utilizaron la palabra griega para Señor (kurios) y la forma griega del nombre Jesús. Es inútil y divisivo insistir (a veces como un asunto de salvación!) en una pronunciación especial del nombre divino YHWH. Los escritores del Nuevo Testamento se refieren a Dios como "Señor" (de nuevo, kurios).  Es extraño escribir Di-s en lugar de "Dios" por temor a la contaminación.  El sonido de la palabra no es importante.  Los cristianos deben tener cuidado de no vestir la fe de extrañas prácticas que invitan al ridículo y oscurecen la verdad del cristianismo.

 

Existe un grave peligro de poner una barrera entre usted y el mundo que espera ganar para Jesús, al insistir en ciertas prácticas judías, del Antiguo Testamento, que eran sombra del Nuevo Pacto. Tengo en mente la obligatoria observancia del sábado y los Días Santos ó de Lunas Nuevas. Estos son colectivamente "una sombra de lo que vendrá" (Colosenses 2:17).  Cristo los ha remplazado. Los cristianos del Nuevo Testamento no celebran la Pascua una vez al año. La antigua Pascua se convirtió (siempre que la iglesia se reunía) en la celebración de la Cena del Señor (véase primera de Corintios 11:17 en a delante). El Evangelio de Juan se refiere a las fiestas del Antiguo Testamento como "fiestas de los Judíos". Como muy improbable, entonces, que Juan pensó en los festivales mismos como celebraciones cristianas. "Acerquémonos, pues a la fiesta solemne" (primera a los Corintios 5:8) significa "Vamos a estar permanentemente celebrando la fiesta", con el pan sin levadura, de sinceridad y de verdad. Un buen comentario apuntará al significado del sentido continuo del presente del verbo griego "Vamos a estar celebrando".

 

La sombra de la ley ha desaparecido y la sustancia que se encuentra en Cristo ha tomado su lugar. Por lo tanto no hay sacrificios de animales, el corazón del ritual judío, no es necesario para el cristiano.

 

Así que las raíces judías de nuestra fe están bien, siempre y cuando no vuelvan a caer bajo la Ley de Moisés. Este es un asunto serio. Aquellos cristianos que está tratando de guardar la Ley de Moisés, también corren el riesgo de ser cortados por completo del Mesías (Gálatas 4:30 y 5:4). Los pactos no se pueden mezclar. El cristianismo bíblico es una nueva fe, a pesar de que tiene sus raíces en las promesa hecha a Abraham, que es anterior a los acuerdos alcanzados con Moisés (ver el Libro de Gálatas y solicitar nuestro folleto "La Ley, el sábado y el cristianismo del Nuevo Testamento").

{
}
{
}

Comentarios CONTEXTO HEBREO SI, JUDAIZAR NO

Excelentes escritos. Me gustaría recibir estudios
john eddie pedroza john eddie pedroza 07/06/2014 a las 06:23
LOS JUDAIZANTES
Gentiles y Judíos creyentes, judaizando a gentiles;
Ellos creen que el Apóstol Pablo cuando predicaba el evangélio de Cristo a los gentiles, les enseñaba el Judaísmo (la Torah).
Esto no puede ser cierto, Porque, el Apóstol Pablo afirmó que el evangelio que él predicaba entre los gentiles, ni lo recibió, ni lo aprendió de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo (Galatas 1:11-20).
¿Acaso mintió Pablo?,
No, Porque todos sabemos que el Apóstol Pablo, desde pequeño recibió las instrucciones de la Ley, y en sus mayores, la de un Judío fariseo (doctor en Leyes) llamado Gamaliel (Hechos 22:3).
Y todos sabemos que el Apóstol Pablo no se refirió a la torah de los Judios, cuando dijo, que el evangelio que él anunciba a los gentiles, ni lo recibió ni lo aprendió de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo; porque el Judaísmo es conocido y predicado en Israel por todos los Judíos, en sus Sinagogas. (Hechos 15:21) y esto no es por revelación.
“Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo” (Hechos 15:21).
Lógico está, que el Apóstol Pablo usó la Ley y los profetas (en las sinagogas Judías cada sábado) para probarles a los judíos (por las Escrituras) que Jesucristo era el Mesía (Hechos 13:27,29,45-49; 14:1; 17:1-3,11; 18:4,5,11,19,28; 19:8,9; 28:23,24;) (1Corintios 15:3-4) etc. etc.;
Pero no predicó la Ley como doctrina a seguir para los gentiles creyentes; Los Apóstoles solo enseñaban y predicaban a Jesucristo (Hechos 5:42; 8:35; 9:20-22; 13:5) etc. etc.
Fíjense que el evangelio del Apóstol Pablo, ni lo recibió, ni lo aprendió de hombre alguno:
Gálatas1:11-20. -Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo NI LO RECIBÍ NI LO APRENDÍ DE HOMBRE ALGUNO, SINO POR REVELACIÓN DE JESUCRISTO. Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo EN EL JUDAISMO, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba; y EN EL JUDAISMO aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres. Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, REVELAR A SU HIJO EN MÍ, para que yo le predicase ENTRE LOS GENTILES, no consulté en seguida con carne y sangre, ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco. Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor. En esto que os escribo, he aquí delante de Dios que no miento.
Por lo tanto, cuando se aplican cosas de la Ley (la torah) a los creyentes gentiles: (días de reposo, diézmos, alimentos límpios e inmundos, circuncisión, idioma, dialectos, costumbres y culturas judías, etc.), con el propósito marcado de que son imprescindible para salvación; están enseñando otro evengelio diferente al que el Apóstol Pablo recibió de Jesucristo para predicarlo los gentiles y se están acarreando maldición y perdición (Gálatas 1:6-9).
Fíjense en el texto:
Gálatas 1:6-8. -Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para SEGUIR UN EVANGELIO DIFERENTE. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. MAS SI AUN NOSOTROS, O UN ÁNGEL DEL CIELO, OS ANUNCIARE OTRO EVENGELIO DIFERENTE DEL QUE OS HEMOS ANUNCIADO, SEA ANATEMA (maldito).
Si usted no es Judío, entonces no presuma serlo, ni trate de Judaizar a los gentiles, porque entonces sería un blasfemo (apocalipsis 2:9; 3:9); enseñaría otro evangelio (Gálatas 1:6-8); y sería un apóstata de la Fé (1 Timoteo 4:1).
JESUCRISTO DIJO:
- Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), Y LA BLASFEMIA DE LOS QUE DICEN SER JUDIOS Y NO LO SON, SINO SINAGOGA DE SATANÁS. (Apocalipsis 2:9).
- He aquí, yo entrego de la SINAGOGA DE SATANÁS A LOS QUE DICEN SER JUDIOS Y NO LO SON, SINO QUE MIENTEN; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. (Apocalipsis 3:9).
EL APÓSTOL SANTIAGO ESCRIBIÓ:
- Hermanos míos, no os hagáis MAESTROS MUCHOS DE VOSOTROS, sabiendo que recibiremos MAYOR CONDENACIÓN.- (Santiago 3:1).
EL HERMANO ESTEBAN LE DIJO A LOS RELIGIOSOS Y FARISEOS JUDÍOS:
¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. (Hechos 7:51)
MUCHOS RESISTEN AL ESPÍRITU SANTO contradiciendo sus mandamientos con relación a nosotros los gentiles creyentes, cuando aplican cosas de la Ley (la Torah) a los gentiles.
EL CRISTIANO SE CARACTERIZA POR TENER EL ESPÍRITU SANTO Y SE RIGE POR ÉL.
El Espíritu Santo y los Apóstoles tomaron una decisión sobre nosotros los gentiles, con relación a la Ley de Moisés: Fíjense:
- PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPÍRITU SANTO, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias, que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien (Hechos 15:28-29)
- Pero en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando QUE NO GUARDEN NADA DE ESTO; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación. (Hchos 21:24-25)
- Y al pasar por las ciudades, LES ENTREGABAN LAS ORDENANZAS QUE HABÍAN ACORDADO LOS APÓSTOLES Y LOS ANCIANOS QUE ESTABAN EN JERUSALÉN. Así que las iglesias eran confirmadas EN LA FE, y aumentaban en número cada día. (Hechos 16:4-5)
Nosotros los gentiles creyentes debemos seguir el mandamiento dado por el Espíritu Santo y los Apóstoles en aquel concilio: Hechos 15:1-32; 16:4-5; 21:24-25.
Pero muchos arrastran el zumo y el asiento de los libros que de largo tiempo consumen, quedándose leudados y resistiendo al Espiritu Santo.
No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. (Gálatas 2:21)
¡¡¡ A DIOS SIEMPRE TODA LA GLORIA !!!
Nilbia Luna Nilbia Luna 21/01/2018 a las 22:16

Deja tu comentario CONTEXTO HEBREO SI, JUDAIZAR NO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre