Avisar de contenido inadecuado

CONCEPTOS HEBRAICOS: TEMA 4-AGENCIA DIVINA-INTERMEDIARIOS-REPRESENTANTES DIVINOS...PARTE 2

{
}

 Conceptos Hebraicos
Tema 4 – Agencia Divina – Intermediarios-Representantes divinos
La palabra hebrea que ha sido traducida como ”ángel” es “mal’aj”2. Esta palabra
aparece alrededor de 200 veces en el Tanaj (AT) y es usada tanto para los
mensajeros celestiales como los terrenales. La palabra “mal’aj” tiene el
significado de enviado, mensajero, emisario, embajador, representante y agente.
La palabra tiene la misma raíz que “melajá”3 que significa obra, trabajo, servicio,
trabajo creativo (ver Génesis 2:2).
Por lo tanto, la palabra “mal’aj” está relacionada con el hecho de ejercer una
función, más que con un tipo de criatura. Cuando en español se habla de
“ángeles” los pensamientos llegan normalmente a un tipo de ser celestial
sobrenatural. Pero la palabra hebrea “malajim” no sólo tiene que ver con los
seres celestiales, puede también implicar los seres humanos. La palabra indica
una función, o misión encomendada, no una criatura específica........CONTINUACION                                     En Deuteronomio 29:4-7 está escrito:
“Pero hasta el día de hoy el ETERNO no os ha dado corazón para entender, ni
ojos para ver, ni oídos para oír. Yo os he conducido durante cuarenta años en el
desierto; no se han gastado los vestidos sobre vosotros y no se ha gastado la
sandalia en vuestro pie. No habéis comido pan ni habéis bebido vino ni sidra,
para que sepáis que yo soy el ETERNO vuestro Elohim. Cuando llegasteis a
este lugar, Sehón, rey de Hesbón, y Og, rey de Basán, salieron a nuestro
encuentro para pelear, pero los derrotamos.” (LBLA)
Aquí tampoco se puede ver la diferencia entre las palabras de Moshé y las del
Eterno. Esto nos enseña que no sólo los mensajeros celestiales podrán hablar
en primera persona y ser una boca para el Eterno, sino también los hombres.
Así que, un profeta no es un eco sino una voz, como está escrito en Yojanán
(Juan) 1:23: “El dijo: Yo soy LA VOZ DEL QUE CLAMA EN EL DESIERTO:
"ENDEREZAD EL CAMINO DEL ETERNO", como dijo el profeta Isaías.” (LBLA)
          El agente hace lo que hace el emisor
Anteriormente hemos visto que aquel agente que fue enviado para destruir a
Sedom y Amorá hizo caer azufre y fuego desde el Eterno que está en el cielo. El
Eterno actuó por medio del agente. Así que el agente hizo lo mismo que el
Eterno hizo y el Eterno hizo lo mismo que el agente hizo. Consecuentemente,
cuando el agente sube al cielo, el Eterno está subiendo por medio de él.
                En Génesis 35:13 está escrito:
“Entonces Elohim subió de su lado, en el lugar donde había hablado con él.”
(LBLA)
                 En Éxodo 4:31 está escrito:
“y el pueblo creyó. Y al oír que el ETERNO había visitado a los hijos de Israel y
había visto su aflicción, se postraron y adoraron.” (LBLA)
            El Eterno vino a visitar a los hijos de Israel en Mitsrayim (Egipto). ¿Cómo lo
hizo? Por medio de sus agentes. En este caso había agentes tanto celestiales
como terrenales que estaban representando al Eterno y que vinieron a visitar al
pueblo para sacarlo de allí. Lo que hicieron los agentes es atribuido al que los
envió.
          Hubo dos agentes, uno celestial y un humano, que fueron enviados para liberar
al pueblo de la esclavitud.
            En Isaías 63:9 está escrito:
“En todas sus angustias El fue afligido, y el ángel de su presencia los salvó;
en su amor y en su compasión los redimió, los levantó y los sostuvo todos los
días de antaño.” (LBLA)
            En Números 20:16 está escrito:
“"Pero cuando clamamos al ETERNO, El oyó nuestra voz y envió un ángel y
nos sacó de Egipto. Ahora, mira, estamos en Cades, un pueblo de la frontera
de tu territorio.” (LBLA)
              En Éxodo 3:1-12 podemos leer acerca del encuentro entre Moshé y un agente
celestial en una zarza ardiendo, como está escrito:
“Y Moshé apacentaba el rebaño de Jetro su suegro, sacerdote de Madián; y
condujo el rebaño hacia el lado occidental del desierto, y llegó a Horeb, el monte
de Elohim. Y se le apareció el ángel del ETERNO en una llama de fuego, en
medio de una zarza; y Moshé miró, y he aquí, la zarza ardía en fuego, y la zarza
no se consumía. Entonces dijo Moshé: Me acercaré ahora para ver esta
maravilla: por qué la zarza no se quema.
“Cuando el ETERNO vio que él se acercaba para mirar, Elohim lo llamó de en
medio de la zarza, y dijo: ¡Moshé, Moshé! Y él respondió: Heme aquí. Entonces
El dijo: No te acerques aquí; quítate las sandalias de los pies, porque el lugar
donde estás parado es tierra santa. Y añadió: Yo soy el Elohim de tu padre, el
Elohim de Abraham, el Elohim de Isaac y el Elohim de Jacob. Entonces Moshé
cubrió su rostro, porque tenía temor de mirar a Elohim. Y el ETERNO dijo:
Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he
escuchado su clamor a causa de sus capataces, pues estoy consciente de sus
sufrimientos. Y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y para
sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y espaciosa, a una tierra que mana
leche y miel, al lugar de los cananeos, de los hititas, de los amorreos, de los
ferezeos, de los heveos y de los jebuseos. Y ahora, he aquí, el clamor de los
hijos de Israel ha llegado hasta mí, y además he visto la opresión con que los
egipcios los oprimen. Ahora pues, ven y te enviaré a Faraón, para que saques a
mi pueblo, los hijos de Israel, de Egipto.
“Pero Moshé dijo a Elohim: ¿Quién soy yo para ir a Faraón, y sacar a los hijos
de Israel de Egipto? Y El dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y la señal para ti
de que soy yo el que te ha enviado será ésta: cuando hayas sacado al pueblo
de Egipto adoraréis a Elohim en este monte.” (LBLA)
He aquí otro ejemplo claro de cómo un agente, un ángel, habla y actúa como si
fuera el Eterno. Es interesante notar que está escrito que el Eterno vio que
Moshé se acercó. El ángel que se reveló en la zarza fue llamado tanto YHWH
como Elohim, vino en el Nombre del Eterno. Fue este ángel que acompañó a
Moshé a Mitsrayim para liberar al pueblo (ver Hech. 7:35).
Cuando Moshé fue llamado a ser un mensajero, él también fue llamado Elohim,
según hemos comentado antes (ver Éx. 4:16; 7:1). Evidentemente el Eterno vino
a visitar a su pueblo por medio de un ángel y por medio de Moshé.
Por lo tanto, cuando un profeta viene al pueblo, es el Eterno quien viene a visitar
a su pueblo (cf. Zac. 10:3; Luc 1:78; 7:16).
No sólo las palabras del agente sino también sus actos son atribuidos al emisor.
En Éxodo 4:20 está escrito que Moshé tomó la vara de Elohim en su mano. Más
tarde el Eterno dice a Paró (Faraón) que Él va a golpear las aguas por medio de
la vara que está en Su mano, como está escrito en Éxodo 7:17:
“"Así dice el ETERNO: 'En esto conocerás que yo soy el ETERNO: he aquí, yo
golpearé con la vara que está en mi mano las aguas que están en el Nilo, y se
convertirán en sangre.” (LBLA)
En el versículo 19 está escrito que se utilizó la vara de Aharón para golpear las
aguas:
“Y el ETERNO dijo a Moshé: Di a Aarón: "Toma tu vara y extiende tu mano
sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus arroyos, sobre sus
estanques y sobre todos sus depósitos de agua, para que se conviertan en
sangre; y habrá sangre por toda la tierra de Egipto, tanto en las vasijas de
madera como en las de piedra."” (LBLA)
Es obvio que el Eterno está diciendo que Él está sosteniendo la vara de Aharón
en Su mano. Consecuentemente, cuando Aharón, como agente, golpea las
aguas, es el Eterno quien lo hace por medio de él. Las acciones del agente son
atribuidas al emisor.
                 En Éxodo 11:4 y 12:12 el Eterno dice que Él va a pasar por la tierra de Mitsrayim
a la medianoche y herir a todos los primogénitos. En 12:13 Él dice que va a
pasar sobre los hijos de Israel al ver la sangre en sus casas. Obviamente aquí
se habla de un mensajero que iba a ser enviado por la tierra en Su Nombre y
que podía ver la sangre y así pasar sobre las casas de los israelitas. En el
versículo 23 está escrito:
“Pues el ETERNO pasará para herir a los egipcios; y cuando vea la sangre en
el dintel y en los dos postes de la puerta, el ETERNO pasará de largo aquella
puerta, y no permitirá que el ángel destructor entre en vuestras casas para
heriros.” (LBLA)
El destructor es un agente celestial que el Eterno envió para herir a los
primogénitos (cf. 1 Cron. 21:15). Lo que hizo el agente es atribuido a aquel que
lo envió, como está escrito en el versículo 29a:
“Y sucedió que a la medianoche, el ETERNO hirió a todo primogénito en la
tierra de Egipto...” (LBLA)
Si uno no entiende el principio de los agentes no es fácil entender estos textos.
Entonces uno mezcla los diferentes personajes y al final no sabe quién hace qué
cosa. Si uno entiende que el Eterno es quien actúa por medio de sus
mensajeros y que los mensajeros llevan el Nombre del Eterno, es fácil entender
estos textos.
Podemos ver otro ejemplo más en Éxodo 13:21 donde está escrito:
“El ETERNO iba delante de ellos, de día en una columna de nube para
guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos, a
fin de que anduvieran de día y de noche.” (LBLA)
                   En Éxodo 14:19, 24 está escrito:
“Y el ángel de Elohim que había ido delante del campamento de Israel, se
apartó, e iba tras ellos; y la columna de nube que había ido delante de ellos, se
apartó, y se les puso detrás... Y aconteció que a la vigilia de la mañana, el
ETERNO miró el ejército de los egipcios desde la columna de fuego y de
nube, y sembró la confusión en el ejército de los egipcios.” (LBLA)
El ángel de Elohim de nuevo es llamado YHWH y las acciones del ángel son
acreditadas al Eterno.
He aquí algunos textos que muestran el mismo principio, Núm. 22:21-35; Deut.
1:33; 31:3; Jue. 6:11-24; 1 Sam. 3:2-10; 1 Crón. 21:12-18; 28:5; 29:23; Zac.
14:4-5; Mal. 3:1; 4:6 (en heb. 3:24); Mat. 9:1-8; comp. Mat. 27:7 con Hech. 1:18;
Juan 5:19-23, 30; 14:7-10; Hech. 2:22; 7:25; 30-35; 2 Cor. 5:19-20; Hebr. 1:1-2;
3:1; 1 Juan 2:23; Rev 1:1, 8; 3:21; 11:15-17; 22:3; 12-13, 16.
                                                                                                                                                                         El que ve un agente, ve al que le ha enviado
Si estudiamos los textos que hablan del principio de agentes vemos que no sólo
las palabras y las acciones del agente son atribuidas al emisor sino, hasta cierto
punto, la apariencia, o radiación del agente. El que ve un agente ve, hasta cierto
punto, aquel que le ha enviado. En cuanto a los mensajeros celestiales, no
solamente han sido creados a la imagen del Eterno, sino ellos pueden también
constantemente ver el rostro del Eterno. De esa manera son llenados de la
radiación de Su gloria. Por lo tanto son muy parecidos al Eterno. Por lo tanto, el
que ve un ángel ve muchísimo del Eterno mismo.
                  En Génesis 32:24-30 está escrito:
“Jacob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta rayar el alba. Cuando vio
que no había prevalecido contra Jacob, lo tocó en la coyuntura del muslo, y se
dislocó la coyuntura del muslo de Jacob mientras luchaba con él. Entonces el
hombre dijo: Suéltame porque raya el alba. Pero Jacob respondió: No te soltaré
si no me bendices. Y él le dijo: ¿Cómo te llamas? Y él respondió: Jacob. Y el
hombre dijo: Ya no será tu nombre Jacob, sino Israel, porque has luchado con
Elohim y con los hombres, y has prevalecido. Entonces Jacob le preguntó, y
dijo: Dame a conocer ahora tu nombre. Pero él respondió: ¿Para qué preguntas
por mi nombre? Y lo bendijo allí. Y Jacob le puso a aquel lugar el nombre de
Peniel, porque dijo: He visto a Elohim cara a cara, y ha sido preservada mi
vida.” (LBLA)
Según Génesis 32:1 y Oseas 12:4 vemos que Yaakov luchó con un ángel.
En Éxodo 3:2a, 6 está escrito: “Y se le apareció el ángel del ETERNO en una
llama de fuego, en medio de una zarza... Y añadió: Yo soy el Elohim de tu
padre, el Elohim de Abraham, el Elohim de Isaac y el Elohim de Jacob.
Entonces Moshé cubrió su rostro, porque tenía temor de mirar a Elohim.”
(LBLA)
               En Jueces 13:21-22 está escrito:
“Y el ángel del ETERNO no volvió a aparecer a Manoa ni a su mujer. Entonces
Manoa supo que era el ángel del ETERNO. Y Manoa dijo a su mujer:
Ciertamente moriremos, porque hemos visto a Elohim.” (LBLA)
Lo mismo sucedió con Moshé cuando había estado en la nube de gloria del
Eterno, su rostro brillaba de la gloria del Eterno y el pueblo de Israel podía ver
algo del Eterno en él y por medio de él (ver Éx. 34:29-35; 2 Cor. 3:13-18).
                En Juan 14:9b está escrito:
“El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.” (LBLA)
                                                                                                                                                                       Según uno trata al agente, así trata al que le ha enviado
Por el hecho de que el mensajero representa al que le ha enviado, todo lo que
uno hace a favor o en contra del mensajero es contado como si se hiciera a
favor o en contra del que lo envió.
En Éxodo 17:2 está escrito:
“Entonces el pueblo contendió con Moshé, y dijeron: Danos agua para beber. Y
Moshé les dijo: ¿Por qué contendéis conmigo? ¿Por qué tentáis al ETERNO?”
(LBLA)
Cuando el pueblo contendió con Moshé fue considerado como si hubiera
contendido con el Eterno.
               En Zacarías 11:13; 12:10 está escrito:
“Entonces el ETERNO me dijo: Arrójalo al alfarero (ese magnífico precio con
que me valoraron). Tomé pues, las treinta piezas de plata y las arrojé al
alfarero en la casa del ETERNO... Y derramaré sobre la casa de David y sobre
los habitantes de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica, y me mirarán a
mí, a quien han traspasado. Y se lamentarán por El, como quien se lamenta
por un hijo único, y llorarán por El, como se llora por un primogénito.” (LBLA)
Lo que se hace a favor o en contra del agente del Eterno se hace a favor o en
contra de Él.
En Mateo 10:40-42 está escrito:
“El que os recibe a vosotros, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, recibe al
que me envió. El que recibe a un profeta como profeta, recibirá recompensa de
profeta; y el que recibe a un justo como justo, recibirá recompensa de justo. Y
cualquiera que como discípulo dé de beber aunque sólo sea un vaso de agua
fría a uno de estos pequeños, en verdad os digo que no perderá su
recompensa.” (LBLA)
                 Un ángel puede llevar el NOMBRE sagrado: Zacarías 3:1,2
“Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Adonai
y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo el Eterno (YHWH) a
Satanás: HaShem (YHWH) te reprenda, oh Satanás; HaShem (YHWH) que ha
escogido a Jerusalén te reprenda”.
La frase: “Y dijo el Eterno” no significa el Eterno mismo, sino el ángel de Adonai
que llevaba el NOMBRE SAGRADO, pues de lo contrario, YHWH no tendría que
invocar la autoridad de YHWH para reprender a satanás, suficiente decirle: “Te
reprendo Satanás”, pero al decir: “HaShem (YHWH) te reprenda”, es evidente
que no era HaShem mismo.
Como este ángel fue enviado como “agente divino” para representar al Eterno, le
fue concedido el honor de llevar el Nombre Sagrado, no porque fuera HaShem
en persona, pero si su representante oficial.
Conclusión:
Un agente que es enviado por el Eterno lleva el Nombre del Eterno, habla las
palabras del Eterno, actúa como si fuera el Eterno y se parece al Eterno. Hemos
visto como el Eterno usa tanto a los agentes celestiales como a los terrenales
para llevar a cabo Sus planes en la tierra.
Muchas veces es difícil ver la diferencia entre el mensajero y el que lo ha
enviado porque el mensajero es la voz, el brazo y la cara del emisor. Sin
embargo, no es lo mismo venir en el Nombre del Eterno que ser el Eterno. A
pesar de eso, es lo mismo recibir a un mensajero que viene en el Nombre del
emisor, que recibir al que lo envió.
Cuando el Eterno envía un agente nadie puede saltar sobre el agente y tratar
directamente con el Eterno, porque el camino para llegar a Él pasa por su
mensajero. Por lo tanto, el que rechaza a un mensajero rechaza al que lo envió.
Yeshua como Mashiaj es la final y completa revelación de HaShem, toda
autoridad y representatividad se le ha concedido, él gobernará por HaShem a
Israel y a todo el universo creado. Mashiaj es el final y plenipotenciario
representante del Eterno. Nadie está sobre él, excepto HaShem mismo, pues así
como el hombre es la cabeza de la mujer y Mashiaj la cabeza de todo hombre,
así HaShem es la cabeza de Mashiaj.
HaShem le entregó a Yeshua todas las cosas, exceptuando él mismo por
supuesto como está escrito: ( 1 Cor. 15:27)
“Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas
las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él
todas las cosas”.
Cuando finalmente todo haya sido consumado, y el Mesías haya sujetado a
todos bajo el dominio del Eterno, Yeshua entregará el Reino de Israel y el
mundo a HaShem, a partir de este momento, el Reino y el Dominio pasarán
directamente a las manos del Eterno y ya no habrá más necesidad de
intermediarios ni representantes pues HaShem mismo gobernará en persona.
Así está escrito (1 Cor. 15:28): “Pero luego que todas las cosas le estén sujetas,
entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas,
para que Elohim sea todo en todos” Este traspaso final de autoridad cierra el
círculo de la redención.

{
}
{
}

Comentarios CONCEPTOS HEBRAICOS: TEMA 4-AGENCIA DIVINA-INTERMEDIARIOS-REPRESENTANTES DIVINOS...PARTE 2

Que importante es conocer los conceptos hebreos y estudiar la biblia así de esta manera enfocamos mejor el análisis bíblico y no con una mentalidad griega que es la que estábamos acostumbrados, excelente articulo y en definitiva ya me quite la venda que cubrían mis ojos, gracias y shaloom Adonai.
Ricardo Ricardo 05/08/2014 a las 13:36
MUY CIERTO TODO MUCHAS GRACIAS Y BENDICIONES.
Stefany Stefany 05/08/2014 a las 17:22
Es bueno conocer estas verdades, que el Eterno lo guarde SHALOM
Alicia Alicia 16/08/2014 a las 15:36

Deja tu comentario CONCEPTOS HEBRAICOS: TEMA 4-AGENCIA DIVINA-INTERMEDIARIOS-REPRESENTANTES DIVINOS...PARTE 2

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre